El alfabeto celta: características y runas

El alfabeto celta, también conocido como alfabeto Ogham, posee un origen incierto pero visible en diferentes monumentos de piedras verticales en Irlanda y Gales.

Dichas piedras son llamadas Ogham y tienen inscripciones grabadas, las cuáles se considera que tenían una función funeraria. Las primeras fueron descubiertas en el siglo IV d.C aproximadamente.

Algunos académicos consideran que el alfabeto celta fue utilizado tanto en la vida cotidiana como para marcar territorios, y obtuvo su inspiración en los grabados griegos.

Además, pertenece al irlandés primitivo y es considerado en las leyendas irlandesas como una forma de comunicación secreta entre los druidas.

Lo cierto es que la presencia de escritos antiguos irlandeses desmienten estas creencias, ya que existen referencias en las piedras Ogham sobre guerreros que las intercambiaban para enviar mensajes, así como otros usos.

En esta entrada intentaremos arrojar algo de luz sobre las características principales del alfabeto celta y sus principales runas.

Características del alfabeto celta

El alfabeto celta se divide en 4 grupos con 5 letras cada uno, aunque posteriormente se añadió un grupo llamado “forfeda” conforme se encontraban pilares con las letras grabadas. Estas son sus características principales:

  • Los grupos para el conjunto de letras se les conoce como aicme y cada aicme lleva el nombre de la primera letra perteneciente al grupo.
  • El forfeda se agregó después para los mensajes en manuscritos.
  • Las letras se unen por líneas continuas.
  • La dirección de escritura comienza alrededor de los bordes de la piedra, desde abajo hacia arriba, luego de izquierda a derecha. En los manuscritos va horizontalmente, de izquierda a derecha.
  • La mayoría de los grabados con el alfabeto celta están en piedras y madera.
  • Se utiliza para leer idiomas como el latín, antiguo irlandés y galés, y el pictish.

runas del alfabeto celta

¿Qué son las runas?

El nombre “runa” representa el ruido de una piedra al rozar con otra y significa “secreto” pero también “susurros”.

Las runas son piedras consideradas como la máxima representación de objetos mágicos occidentales y son utilizadas con propósitos oraculares desde la antigüedad.

Su función sirve como un medio para interpretar las historias de quien desea conocerse a sí mismo.

Cada runa transmite diferentes significados asociados a las etapas de la vida y también sobre las adversidades propias que transita el consultante.

Junto a las runas existe un alfabeto y el más popular es el Futhark, con un total de 24 símbolos. Hay variaciones entre 16 a 33 símbolos, pero por lo general se divide en tres grupos con 8 runas cada uno.

En ocasiones, el vidente añade una runa virgen, conocida como Wyrd, que representa el tiempo o karma, pero no es tan utilizada a menos que el cliente lo desee en sus lecturas.

Con las runas se pueden obtener mensajes espirituales, aunque el tarot tradicional sigue siendo el método más popular para la adivinación. Sin embargo, al utilizar las runas como herramientas, se pueden expandir las opciones para conversar con las energías del Universo.

El origen de las runas se remonta a los primeros alfabetos germánicos, utilizados en el norte de Europa, antes de la llegada del alfabeto latín.

Si bien hoy en día las runas son un medio para oráculos, no hay evidencia concreta de que las piedras rúnicas hubiesen sido utilizadas con propósitos mágicos en siglos pasados.

Existen cuentos y poemas sobre el Dios Odín que hacen referencia a ellas, como es el caso del Árbol de la Vida, donde Odín recibe agua del pozo Wyrd, lugar donde encontró las runas.

Para los oráculos que deciden potenciar su trabajo con las runas, pueden encontrar libros disponibles que explican el significado de cada grupo con sus respectivas interpretaciones, si bien se debe tener en cuenta que las runas invertidas poseen un significado diferente.

De cada primera letra del alfabeto Futhark, podemos describir las más conocidas como:

  • F: Abundancia y riquezas
  • U: Nuevos comienzos
  • T: Poder
  • Th: Defensa y fuerza
  • A: Sabiduría y energía creativa
  • R: Un viaje
  • K: Energía transformadora

¿Te ha gustado? ¡Vótalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable datos: Agustín Ruiz | Finalidad: Poner orden sobre los comentarios | Destinatario: Ninguno, tus datos no saldran de aquí a ningún destinatario | Conservación: Mienstras que la persona interesada no solicite que se eliminen | Derechos: Para acceder, portar, rectificar, limitar, suprimir y a que olvidemos tus datos | Legitimación: El consentimiento expreso que nos brindas al aceptar nuestra política de privacidad +info.